31 C
Santo Domingo
jueves, diciembre 2, 2021
spot_img

De chica andariega a ser campeona panamericana

Estefanía Soriano es una de las mejores judocas del momento de República Dominicana, pero en su pasado tiene un registro lleno de angustia y vicisitudes.

Después de deambular a diario en las calles y callejones del sector La Gallera del municipio de Bayaguana, “vino la mano de Dios y la rescató”. Iba a la escuela pero no con mucha frecuencia.

Estefanía, una verdadera guerrera del judo dominicano y de la vida, pasó por muchas carencias junto a su hermano Carlos Salomón, pues su madre soltera, trabajaba en una “fonda” todo el día y regresaba al hogar al caer la noche. De ahí, la señora doña Mireya Soriano Javier mantenía a sus dos hijos (Estefanía y Carlos Salomón) a los que tenía que dejar en casa “a la suerte de Dios” para irse a trabajar.

Precariedades
“Pasamos mucha hambre, muchas precariedades”, cuenta Estefanía cuya vida comenzó a dar un giro de 180 grados a partir de los 13 años.

Previamente, Estefanía era una niña de la calle, pues cuando su madre Mireya se iba al trabajo, ella y su hermano Carlos Salomón quedaban en libertad para hacer cuanto quisieran.

“Me iba con otros muchachos a andar por las calles y en la noche llegaba a mi casa”, para reunirse con su madre Mireya y su hermano Carlos Salomón. En ese tiempo tenía unos 12 años y su hermano 18.

“Fueron días muy difíciles”, recuerda Estefanía, vigente campeona Panamericana, pues viene de ganar medalla de oro en la categoría de los 48 kilogramos femenino del torneo de judo de los Juegos Panamericano de Lima, Perú, el pasado año.

El abandono
En esos días de andanzas por las calles y callejones del sector La Gallera del municipio de Bayaguana comenzó a practicar judo, pero sin mucho entusiasmo y por indisciplina le fue impuesto un castigo por lo que “abandoné eso, me fui a la calle con los “carajitos”, los mozalbetes con los que andaba a diario.

Al poco tiempo, Ruddy Contreras salió tras ella, él sabía el talento que había en esa “muchachita” con mucha fuerza y determinación para el combate.

El judo la fue moldeando y al mismo tiempo progresaba en las técnicas del combate.
Pronto fue ingresada en el grupo de talentos del judo por la Federación Dominicana de ese deporte.

“Desde que entré a la selección (de judo) mi meta era ser campeona mundial junior, ganar medallas”, cuenta Estefanía, porque escuchaba y veía lo bien que les iba a los medallistas. Pero ese objetivo no lo pudo concretizar, pues fue cuando tuvo una lesión en un brazo que la alejó del tatami por un tiempo. Tuvo la frustración de no poder asistir a los Juegos Centroamericanos y del Caribe que tuvieron lugar en 2014 en la ciudad mexicana de Veracruz.

La hoy también campeona Centroamericana y del Caribe, pues fue ganadora de la medalla de oro de la categoría de los 44 kilogramos femeninos en los Juegos de Barranquilla, Colombia, en 2018.

TE PUEDE INTERESAR

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

+ POPULARES

COMENTARIOS RECIENTES