31 C
Santo Domingo
domingo, abril 21, 2024
spot_img

¿Por qué borramos los recuerdos de los primeros años de vida?

REDACCIÓN.- Durante muchos años, los investigadores asumieron que los cerebros de los bebés simplemente no son lo suficientemente maduros como para formar recuerdos duraderos. Han abundado las teorías sobre si se trata de una inmadurez biológica o de algo más psicológico, como la falta de un sentido de uno mismo como individuo o de la capacidad de utilizar el lenguaje.

La periodista Sara Reardons escribió en la revista Science que Sigmund Freud, sin embargo, creía que los bebés forman recuerdos, pero el cerebro los suprime para que olvidemos la experiencia psicosexual del nacimiento. Llamó al proceso «amnesia infantil».

Una nueva investigación está empezando a sugerir que Freud tenía razón sobre el olvido, si no sobre su propósito. Parece que el cerebro en realidad puede crear recuerdos antes de los 3 años, aunque tal vez de una manera diferente a los recuerdos de los adultos, y esos recuerdos pueden persistir en la edad adulta. Pero no podemos acceder conscientemente a ellos.

Nadie está seguro de por qué existe la amnesia infantil, pero los estudios han demostrado que muchos otros mamíferos también la experimentan, lo que sugiere que no está relacionada con el lenguaje o la autoconciencia. En cambio, este olvido probablemente tenga algún propósito evolutivo, ya sea ayudando a los cerebros jóvenes a aprender a dar la importancia adecuada a los eventos o desarrollando un marco para los sistemas de memoria que usarán a lo largo de la vida.

«Acabamos de aceptar [la amnesia infantil] como un hecho de la vida, como una consecuencia inevitable del desarrollo del cerebro«, cuando en realidad podría ser esencial, dice el neurocientífico Tomás Ryan del Trinity College de Dublín. Independientemente de lo que esté haciendo, dice, «va a ser algo que trasciende la mayor parte del reino de los mamíferos».

Para averiguar cómo funciona este proceso natural, los investigadores están llevando a niños pequeños al laboratorio para realizar pruebas de memoria y manipular los recuerdos de los roedores con herramientas modernas como la optogenética, que puede activar selectivamente las neuronas que codifican un recuerdo en particular. Tales experimentos, esperan, podrían ser la clave para comprender cómo se olvidan los recuerdos tempranos, cómo los rastros de esos recuerdos tempranos podrían dar forma a nuestras vidas posteriores, cómo factores como las infecciones y el estrés en los primeros años de vida afectan nuestra capacidad de memoria a lo largo de la vida, y si los recuerdos inaccesibles pueden reactivarse.

El laboratorio de Sarah Power en el Instituto Max Planck para el Desarrollo Humano es un lugar colorido con selvas mágicas, desiertos y paisajes marinos proyectados en las paredes de una pequeña habitación. Los niños de entre 18 y 24 meses de edad caminan entre las cajas esparcidas por la habitación, tratando de recordar qué caja contiene el peluche que vieron la última vez que estuvieron en la habitación de la selva o en la habitación del desierto.

Power está llevando a cabo el primer estudio prospectivo que medirá cómo se desarrolla la capacidad de los niños para recordar información a lo largo del tiempo. Numerosos estudios retrospectivos han analizado cómo las personas recuerdan sus primeros recuerdos, pero estos recuerdos pueden estar muy influenciados por factores como la cultura o la narración de historias de los padres. Además de eso, algunas investigaciones sugieren que la capacidad de los niños para poner una fecha en sus recuerdos se desarrolla en un momento diferente al de la capacidad de recordar, lo que dificulta identificar un «primer» recuerdo.

TE PUEDE INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

PUBLICIDADspot_img

+ POPULARES

COMENTARIOS RECIENTES