31 C
Santo Domingo
sábado, julio 13, 2024
spot_img

Tras 50 años de servicio Citibank pone fin a sus actividades en Haití

REDACCION INTERNACIONAL.- El sector bancario o de las microfinanzas toma toda la magnitud del impacto al ritmo del cese de las actividades de Citibank en Haití después de más de 50 años, lo que atestigua una disminución de la inversión extranjera directa, la solicitud de retiro del acuerdo con el BRH de la Finca (institución de microcrédito) en febrero pasado, la lectura de la calificación crediticia de BRH (septiembre 2022-septiembre 2023) y la lectura de otros informes encargados a economistas. Es entonces cuando tomamos la medida completa del impacto de los terribles años, 2018-2024, marcados por desastres naturales, Covid-19, choques sociopolíticos, episodios de «peyi lok», el asesinato de un presidente en funciones, el dominio de los grupos armados en el área metropolitana de Puerto Príncipe, la cuenca poblacional más grande del país, el espacio donde se concentra toda la infraestructura económica, incluyendo los principales puertos, terminales petroleras y aeropuertos.

Citi se va después de más de 50 años

Citi ha anunciado «que pondrá fin a sus actividades en Haití y ha iniciado el proceso de revocación de su licencia bancaria con la aprobación del Banco de la República de Haití (BRH)», según un comunicado, emitido el lunes 8 de julio de 2024. «Sin embargo», dice el comunicado, «la banca internacional y la banca corresponsal continuarán para los clientes existentes».

«Esta difícil decisión», explicó el comunicado, «es parte de una revisión estratégica del negocio realizada en relación con los segmentos de clientes y las condiciones del mercado. Se tomó debido a la disminución de la actividad internacional y la disminución de la demanda de servicios al cliente en el país. No tendrá un impacto económico significativo en Citi, ni en sus clientes internacionales», dijo Citi en el comunicado.

«Citi ha mantenido una presencia en Haití por más de 50 años. Ha desempeñado un papel importante en ayudar a las empresas, instituciones, individuos y comunidades del país a alcanzar sus objetivos financieros, y en la promoción de inversiones y otras actividades que han contribuido al crecimiento del país. Citi, continúa el comunicado, también ha apoyado a las ONG que brindan servicios esenciales al país en tiempos de crisis. Citi es un socio bancario líder para instituciones con necesidades transfronterizas, un líder mundial en gestión de patrimonios y un valioso banco personal en su mercado local de los Estados Unidos. Citi opera en casi 160 países y jurisdicciones, proporcionando a empresas, gobiernos, inversionistas, instituciones e individuos una amplia gama de productos y servicios financieros», se lee en el comunicado, afirmando que «Citi sigue comprometido con América Latina y mantendrá una fuerte presencia en la región donde ha operado durante más de un siglo y ha construido una red sin precedentes para servir a los clientes».

«Citi, conocido en Haití como Citibank», continúa el comunicado, «desea agradecer a sus colegas en Haití por su dedicación y desempeño sobresaliente, así como a sus clientes por su asociación a lo largo de los años».

El retiro de Citi se da en un contexto extremadamente difícil para las instituciones bancarias, las instituciones microfinancieras y las instituciones de cooperación, que se han visto severamente afectadas por una sucesión de choques naturales, sociales, políticos, violencia de pandillas, responsables de cinco años consecutivos de contracción económica.

La Finca y la llave debajo de la puerta

En febrero de 2024, FINCA solicitó formalmente la retirada de su acuerdo con BRH. La principal razón aducida fue que la institución, debido a los riesgos relacionados con la preocupante situación general de seguridad del país, no se sentía capaz de continuar con sus operaciones de intermediación financiera (recepción de depósitos y concesión de créditos) de acuerdo con los requisitos del decreto de junio de 2020 sobre las IMF (instituciones de microfinanzas), supo Le Nouvelliste de un informe para USAID realizado por el economista Enomy Germain.

FINCA, se lee en el informe, registró una pérdida masiva en términos de ROA (retorno sobre activos), alcanzando el -52%. Esto significa que FINCA ha sufrido enormes pérdidas en relación con el tamaño de sus activos, lo que llevaría a su solicitud para que el BRH retire su licencia. Esta decisión refleja los desafíos extremos que enfrenta la sociedad en el contexto económico actual del país. Fonkoze también registró una rentabilidad negativa del -4%, aunque menos severa que la de FINCA, lo que indica dificultades pero en una escala más manejable. En general, el subsector no cooperativo registró una rentabilidad media del -1%, lo que sugiere que, a pesar de los diferentes resultados individuales, el sector está luchando por mantener su viabilidad. Los retos a los que se enfrenta FINCA, en particular en el sector agrícola de Les Cayes, ilustran este fenómeno. La pérdida de 80 millones de gourdes y la cancelación del 90% de la cartera restante tras el huracán Matthew en 2016, agravada por los acontecimientos de julio de 2018, marcaron el inicio de un declive económico, que afectó gravemente a su estabilidad financiera. Esta situación expone a las IMF a mayores riesgos, lo que requiere ajustes en sus estrategias de gestión del riesgo crediticio y continuidad del negocio. Estas implicaciones incluyen el aumento de las pérdidas financieras, el deterioro de la calidad de la cartera de crédito y un impacto negativo en la rentabilidad, lo que pone de relieve la necesidad de fortalecer las estrategias de gestión de riesgos en un entorno económico volátil. La situación de FINCA ilustra las dificultades encontradas por las IMF (instituciones de microfinanzas) no cooperativas.

De la nota de crédito de BRH

La nota de crédito del BRH (septiembre de 2022-septiembre de 2023) es escalofriante. Mientras tanto, la que tiene en cuenta la situación del actual ejercicio marcado por las severas convulsiones de febrero, marzo y abril. De acuerdo con esta nota, el contexto sociopolítico continúa amplificando las expectativas negativas de los agentes económicos, especialmente de aquellos con aversión al riesgo. Este clima también pesa sobre la dinámica de la intermediación financiera en el sistema bancario haitiano. El deterioro de la situación económica ha reforzado la actitud expectante de los agentes económicos, con repercusiones negativas tanto en la oferta como en la demanda de crédito.

En términos nominales, la cartera de crédito se contrajo alrededor de un 10% en 2023, tras un crecimiento del 14,1% un año antes. Aparte de un aumento en diciembre de 2022, el crédito privado ha disminuido trimestralmente durante todo el ejercicio 2023. Esta variación negativa registrada entre septiembre de 2022 y septiembre de 2023 refleja tanto el comportamiento de la cartera de crédito en dólares como de gourdes, que cayeron un 15,06% y un 16,2% respectivamente. Cabe destacar que, en comparación con el PIB de 2023, el crédito al sector privado representa solo el 5%, lo que es significativamente inferior al promedio regional de alrededor del 45%.

En términos reales, según esta nota de crédito del BRH, la contracción del crédito a la economía es aún mayor, con -31,4% en 2023 frente al -17,35% de 2022 dado el alto nivel de inflación. En cuanto a la relación préstamo-depósito, se mantiene por debajo del 30% desde el año fiscal 2022 y ha bajado al 26% a 30 de septiembre de 2023. Esto refleja una debilidad aún mayor en la intermediación bancaria y el fortalecimiento de la tendencia de las instituciones financieras a dirigir sus recursos hacia operaciones menos riesgosas.

¿Qué pasa con la calidad de la cartera?

En 2023, la calidad de la cartera de crédito se deterioró, ya que las condiciones de seguridad impactaron negativamente en el volumen de negocios de las empresas, con efectos inducidos en la solvencia de los deudores del sistema.

Así, el coeficiente de morosidad del sistema bancario aumentó de 6,67% en septiembre de 2022 a 8,51% en septiembre de 2023, con un pico de 11,85% en mayo de 2023. Además, las provisiones para cuentas dudosas representaron el 79,38% de la morosidad bruta, 10,13 puntos porcentuales menos que en septiembre de 2022. Esto fue acompañado por una reducción significativa en el número de cuentas de préstamos, de 91.733 en 2021 a 79.508 en 2022 y 69.098 en 2023.

TE PUEDE INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

+ POPULARES

COMENTARIOS RECIENTES