31 C
Santo Domingo
viernes, junio 21, 2024
spot_img

Miles de policías arroparon la 5 Avenida para darle el último adiós a Jason Rivera

NUEVA YORK.- Miles de personas, la mayoría de ellas policías uniformados venidos de todo el país, se agolparon frente a la Catedral de San Patricio y a lo largo de la 5ª Avenida de Manhattan, para rendirle homenaje este viernes a Jason Rivera, uno de los dos jóvenes policías asesinados hace una semana en un tiroteo en Harlem.

El inmenso desfile fúnebre se ha convertido en símbolo contra el aumento de la violencia en la megalópolis que su nuevo alcalde, Eric Adams, quiere frenar con una política más represiva.

La persistente aguanieve, preludio de la fuerte tormenta anunciada para este fin de semana, no fue obstáculo para que cerca de dos kilómetros de la 5ª Avenida fueran arropados por la multitud, especialmente policías.

Ante funcionarios, familiares y policías que asistieron a la misa en inglés y español por Jason Rivera, de 22 años, el alcalde Adams elogió la memoria de un «héroe».

«Su hermano fue un héroe», dijo este excapitán de la policía de Nueva York en un ambiente embargado por la emoción.

Al término de la misa, el silencio colmó la habitualmente bulliciosa 5ª Avenida al paso del furgón con el féretro del joven policía de origen latino –como más del 30% de 35.000 uniformados de Nueva York–, que lo trasladaba al cementerio para ser inhumado.

Es un día «muy triste, triste por él, por su familia», dijo a la AFP un policía negro que no quiso dar su nombre y que aseguró que «lamentablemente no será el último».

«El ánimo por el piso»

«Me duele, era mi amigo, nos graduamos al mismo tiempo, no quiero hablar de eso», confesó en español una policía de origen mexicano que tampoco quiso revelar su nombre, como todos los entrevistados.

En un colectivo que se ha vacunado en su mayoría por imposición de las autoridades, prácticamente nadie llevaba mascarilla.

Rivera fue asesinado el 21 de enero por un hombre de 47 años al acudir a una vivienda en Harlem a raíz de una llamada por una disputa familiar violenta.

El tirador murió el lunes a causa de las heridas sufridas, y un segundo policía, Wilbert Mora, de 27 años, sucumbió también a las suyas el martes.

La muerte violenta de estos dos jóvenes policías ejerce presión sobre el nuevo alcalde Eric Adams, un excapitán de policía afroamericano de Nueva York y no hace más que añadir descontento y frustración entre la policía.

«Es el momento más difícil en mis más de 20 años de carrera», confesó a la AFP un sargento que pidió que no se cite su nombre. «Los ánimos están por el piso y mucha gente está pensando en jubilarse o incluso en irse de la policía», dijo, frustrado por las «nuevas leyes restrictivas y las reglas internas».

Cinco policías baleados

Cinco policías -incluidos los dos que intervinieron en Harlem- fueron baleados en la capital financiera estadounidense de casi nueve millones de habitantes desde el 1 de enero, recordó la semana pasada Adams, del ala derecha del Partido Demócrata, que asumió su cargo prometiendo luchar contra la inseguridad.

El segundo alcalde afroamericano en la historia de Nueva York anunció el lunes el restablecimiento de las patrullas policiales de paisano, «unidades anticrimen» rebautizadas como «unidades antiarmas», que fueron desarticuladas en 2020 tras la muerte del afroamericano George Floyd, asesinado por un policía en Minneapolis.

Bajo la gestión de Michael Bloomberg (2002-2013), esos policías fueron denunciados por sus polémicos operativos contra jóvenes negros e hispanos sospechosos de portar armas.

Además de la violencia contra la policía, la Gran Manzana ha vuelto a revivir una ola de violencia que se creía era cosa del pasado.

El 14 de enero, también en Harlem, una puertorriqueña de 19 años fue asesinada a tiros por un ladrón en el restaurante de comida rápida donde trabajaba.

Al día siguiente, una mujer asiático-estadounidense de 40 años fue empujada a las vías del metro por un vagabundo esquizofrénico cuando un tren entraba a alta velocidad en la estación de Times Square.

El martes al mediodía un hombre de 35 años resultó herido por bala dentro de la sala de emergencias de un hospital del Bronx.

La violencia armada en Nueva York aumentó 4,3% en 2021 respecto a 2020, año en que ya había crecido en relación al anterior.

El presidente Joe Biden viajará Nueva York el 3 de febrero para hablar de su estrategia de «lucha contra la violencia», en un país donde hay más de 400 millones de armas de fuego en manos privadas, que son una de las principales causas de muerte.

TE PUEDE INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

+ POPULARES

COMENTARIOS RECIENTES