31 C
Santo Domingo
sábado, noviembre 26, 2022
spot_img

Libera tu mente de recuerdos amargos

Sin ninguna duda la mente es el campo de batalla donde se gestan maravillosas, grandiosas, oscuras y malvadas ideas.

Tenemos el compromiso y la responsabilidad, como hijos de Dios, de someter nuestra mente a Cristo; renovarla, hacerla florecer y liberarla de los pensamientos dolorosos, ésos que nos añaden tristeza, amargura, rebeldía, desánimo, dolor, angustia y muchas veces se convierten en nutrientes negativos que deshabilitan e intoxican el alma.

El peligro que corremos al permitir que estos pensamientos amargos permanezcan en nuestra mente es que al final llegan a nuestro corazón y nos convierten en seres resentidos y desanimados. También debemos entender que no vienen de nuestro Padre Celestial, simplemente el Enemigo los usa como estrategia para que los pongamos en práctica y él ejecutar sus argumentos, por lo que tristemente nos distorsionan y caemos un estado de desánimo, desilusión y derrota.

Mientras les estemos dando vida, nunca podremos alcanzar con plenitud las ideas llenas de vida, gozo, éxitos y triunfos que dios tiene para nosotros. Recordemos que somos libres en Cristo.

Filipenses 3:13,14 Pablo dice: pero una cosa hago olvidando lo que queda atrás y extendiéndome a lo que está adelante, prosigo hacia la meta para obtener el premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús.

+ DEL AUTOR/A

2 COMENTARIOS

  1. La mente es lo mas traicionero que puede existir, por experiencia digo que hay que liberarla de todo pensamiento negativo y que cuando algo malo nos suceda, debemos pedirle a Dios con toda nuestra fé que nos ayude 🙏🏽

  2. La mente es el campo de guerra mas grande del ser humano en ella se encuentras todas las armaduras ya sea para destrucion o defensa por eso todo pensamiento tiene que ser renovado cada dia y llevado cautivo a la obediencia de Cristo Jesus.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

+ POPULARES

Maternidad

Bien dicho

Caso cerrado

El Censo

COMENTARIOS RECIENTES